El último y nos fuimos

El último, gracias a Dios; la escultura en papel es una solución viable pero cansada y en 15 días terminar una pieza de 50 X 70, resulta desgastante. En especial esta fue la más ardua, confeti por confeti (confeti que yo misma hice con papel adecuado para que la textura se apreciara como escamas), la estereotomia, la cabeza, las alas. Hasta la descripción me resulta cansada. La pieza final, no me desagrada pero no es lo que estaba buscando, la cabeza será desprendida y también las alas; haré una propuesta diferente con ese cuerpo escamoso que me encantó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario